sábado, 2 de noviembre de 2013

La azotaina es un silogismo de spanker

Facilus est multa facere quam diu, es más fácil hacer muchas cosas que hacer una durante mucho tiempo. Hace ya algunas semanas, demasiadas quizás, que tengo abandonado no solo mi blog sino también una promesa que le hice a Salamandrina hace ya algunos meses. En principio le prometí un par de artículos para su blog, pero dada la dejadez y la falta de inspiración, no me queda más remedio que compensar vuestra infinita paciencia con al menos un escrito que ambos compartiremos en nuestros respectivos espacios, nobleza obliga. Será mi penitencia por procrastinación.


Ciertamente, me he encontrado frente al teclado en no pocas ocasiones, pero a veces por falta de tranquilidad, otras por no encontrar el amparo de las musas y otrora por estar atrapado en el dolce far niente, la redacción de este artículo se ha ido viendo postergada, y consecuentemente, su difusión. Sin querer excusarme, he de decir en mi descargo que he escrito algunas páginas, aunque posteriormente las he descartado por no ser de mi agrado.

Hoy quiero mostraros un poco más de mí, lo que significa para mí la relación entre spankers y spankees. Ying y yang; 'enemigos en la batalla' , y en ocasiones, compañeros de sábanas y ancestrales ritos de apareamiento.
Gracias a mi amiga Lizspankee, descubrí esta epístola de Cortázar a Alejandra Pizarnik:

...Yo te reclamo, no humildad, no obsecuencia, sino enlace con esto que nos envuelve a todos, llámale la luz o César Vallejo o el cine japonés: un pulso sobre la tierra, alegre o triste, pero no un silencio de renuncia voluntaria. Sólo te acepto viva, sólo te quiero Alejandra.
Escribíme, coño, y perdoná el tono, pero con qué ganas te bajaría el slip (¿rosa o verde?) para darte una paliza de esas que dicen te quiero a cada chicotazo...

En tan solo unos renglones, Cortázar, hace inútiles mis esfuerzos por explicar que significa la azotaina para aquellos que profesamos su bendita y erótica práctica...Ese(..) escribíme, coño, (..) me hace pensar que Julio era otro de esos ilustres amantes de la refinada práctica de la azotaina erótica, o incluso punitiva, quién sabe.

Es pecar de prepotencia e ignorancia el escribir sentando cátedra, así que yo me limitaré en este caso a ilustraros humildemente que es lo que yo busco, lo que me atrae; en suma, el producto refinado tras pasar el universo infinito de los azotes por mi cedazo particular.
No son por ello estas palabras fuentes de jurisprudencia (exceptuando la mía propia) o guía espiritual, ni Dios me libre, imposición doctrinal.

Como cualquier ensoñación adolescente, las siguientes líneas están llenas de utopías, de Valhallas inalcanzables, y en definitiva, impregnadas de fantasía. Hace ya mucho tiempo alguien bastante más sabio que yo dijo aquello de la vida es sueño, y los sueños, sueños son.
Y servirá este ejemplo para introducir, como si de Segismundo un servidor se tratase, mis aspiraciones, deseos, anhelos y ambiciones.

Es verdad, pues: reprimamos
esta fiera condición,
esta furia, esta ambición,
por si alguna vez azotamos
Y sí, haremos, pues estamos
en mundo tan singular,
que el azotar sólo es soñar;
y la experiencia me enseña,
que el hombre que azota, sueña
lo que es, hasta despertar.
Sueña él que es spanker, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso, que da
prestado, en las posaderas escribe
y en brasas las convierte
la mano (¡desdicha fuerte!):
¡que hay quien intente patalear
viendo que ha de despertar
en el sueño del rincón y el azotar!
Sueña ella en su prepotencia,
que más protección le ofrece;
sueña la pobre que padece
su azotaina y su exigencia;
sueña la que viene con querencia,
sueña la que afana y pretende,
sueña la que agravia y ofende,
y en la azotaina, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.
Yo sueño que estoy aquí,
destas azotainas cargado;
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la azotaina? Un frenesí.
¿Qué es la azotaina? Una ilusión,
una punzada, una ficción,
y el mayor azote es pequeño;
pues toda azotaina es sueño,
y los sueños, sueños son.

Espero que Calderón de la Barca no se levante de su tumba y venga a por mí tras destrozar el monólogo de Segismundo al término del Acto II de 'La vida es sueño'. Así como espero que entendáis esta licencia, como lo que es. No me gustan los hipsters con alma de talibán ni tampoco los advenedizos, iletrados o no.

Veo mi posición de spanker punitivo como Johnny Cash cantaba en The Man Comes Around:

There’s a man goin’ round takin’ names.
An’ he decides who to free and who to blame.
Everybody won’t be treated all the same.

Whoever is unjust, let him be unjust still.
Whoever is righteous, let him be righteous still.
Whoever is filthy, let him be filthy still.
Listen to the words long written down, When the man comes around.

Mientras que en mi faceta de divertimento - azotaina erótica- prefiero una actitud menos taimada, Âvez-vous été vilaine?

Ahora, os daré mi visión menos poética, mi punto de vista como hombre de ciencia. Creo en la experimentación como medio de aprobación o refutación, así, considero que nada mejor que conocer algo de primera mano para poder emitir juicios de valor.

Este es mi Corolario:

•Principio Cero de la azotaina: cualquier relación de intercambio físico y/o químico entre nosotros, se ampara en la escrupulosa observación y cumplimiento de una relación SANA, SEGURA y CONSENSUADA. Obsérvese que este Principio es axioma.

•La energía ni se crea ni se destruye, solamente se transforma. Mi ímpetu dinámico de percusión, en parte se absorbe elásticamente , y en parte, se disipa en forma de calor, sobre las nalgas de mi compañera. El resto de la energía se invierte en el proceso de estimulación visual y en el sináptico que estimula nuestro córtex cerebral.

•Como agrupación de moléculas sometida a fuerzas de interacción de corto y largo alcance, busco la posición que requiere mínimo esfuerzo para cumplir mis objetivos: ¡a mis rodillas!. Si tengo que trabajar, no va a ser rápido y no te va a gustar ;-)

•Formas de alotropía: como el carbono puede adoptar diversas formas bajo diferentes condiciones de presión y temperatura - diamante, fullereno, grafito- las spankees reorganizarán su estructura corporal para adoptar la postura necesaria de acuerdo a las condiciones del castigo.

•Despojados de todo, somos geometría, por lo que busco no la belleza entendida como cuestión de talla, sino de proporción ¿vuestro culo cumple la sección áurea? ;-)

•Teorema del tutor: Eram quod es, eris quod sum. Yo era lo que tú eres; tú serás lo que yo soy.

•Teorema del déspota: Si digo que hay tabla, es porque te la has ganado, así que hay tabla. Siempre bajo el amparo del Principio Cero.

Como los artistas, salvando la insondable distancia, veo mi vagar como un suceder de etapas, de mutaciones, variaciones y permutaciones sobre un tema central en torno al cual gira el conjunto de mi obra. Cuando tengo una apetencia, me decido a probar, y en consecuencia vuelvo a obrar: repetición o descarte. Este aparente método científico, a veces resulta, y a veces no. En ocasiones la fortuna me sonríe en forma de serendipia.

Por desgracia, siempre me he sentido más cómodo expresándome a través de ecuaciones, condiciones de contorno, integrales y demás parafernalia matemática. Así que como si de un curso de iniciación al álgebra se tratase, os expongo algunas de las características de mi conjunto de azotainas. Espero que os gusten más y os resulten más interesantes que las clases de matemáticas que recibisteis antaño -sé de algunas que hasta olvidaron la tabla de multiplicar ;-) -

Operaciones:
1. Suma: Adición→ confianza, pasión, ganas de compartir, diversión.
2. Resta: Sustracción→ falta de higiene y aseo, falta de entusiasmo, fingir.
3. Multiplicación: Potenciadores→ picardía, ligueros, la vara, rebeldía bien entendida, sexo.
4. División: Destrucción del clima→ faltas de respeto, coacción, abuso, y en general, toda aquella actitud que provoque disensiones graves.

Relaciones:
1. Spanker: Sujeto azotador que en una relación de superioridad jerárquica ad hoc, impone disciplina consentida, sana y segura como medio de placer, tutorización, castigo o mentorización.
2. Spankee: Sujeto activo/pasivo -depende del rol, actitud o carácter-) que recibe la azotaina de forma consentida y como medio de hallar placer y/o repentimiento.
3. Switch: Como los interruptores modernos, es un conmutador, puede azotar y ser azotado. Todo depende del momento, persona y situación. Son como los multivibradores: los hay 'astables', que oscilan de una posición a otras sin tener ninguna prefijada; Otros actúan como Latch -cerrojo- capaces de permanecer en uno de los dos estados posibles durante un tiempo indefinido en ausencia de perturbaciones; y otros, los 'monoestables' que cambian de estado durante periodos prefijados de antemano, volviendo después de dicho periodo a su estado original -spanker o spankee-.

Signos de agrupación:
1. Paréntesis: Rincón, besos, pomada, Sex & Relief.
2. Llaves: las de las esposas que coloco.
3. Corchetes: aun no me he atrevido con técnicas de inmovilización más profundas.

Propiedades de mis azotainas:
1. Para mí, el spanking, salvo excepciones entre las que no me incluyo, no cumple la propiedad conmutativa. O sea, A azotando a B no implica B azotando a A.
2.Tampoco se cumple la asociatividad. Cada individuo es una expresión libre e independiente, en la relación y fuera de ella.
3. El elemento nulo de mi suma y multiplicación es la falta de entusiasmo. Me deja parado, amuermado. Si no advierto entusiasmo en mi partenaire, la cuestión de los azotes deja de tener sentido. Es como darle cachetes a un cojín. ¡Multiplícate por 0!
4. Por descontado, existe elemento neutro, si no aportas, me quedo igual. Si me voy a quedar igual, no hago el esfuerzo de conocerte, y mucho menos de azotarte. Soy como la función exponencial con esta gente, me integren o me deriven, mi respuesta será la misma exceptuando una constante, que puede variar entre la indiferencia y el hastío.

Acerca de la propiedad distributiva y asociativa me detendré en otra entrada.

Hoy ya se me ha ido de las manos :)

martes, 18 de junio de 2013

Un poco de diversión para los jugones y gamers

Hace unos días vengo presentandoos mi nueva serie jurídica: Derecho natural de la azotaina.
Para no daros demasiado la chapa con sesudas disposiciones legales, os intercalo este post.
Espero que juguéis y lo disfrutéis.
¡Tened cuidado que es adictivo!


Spank beauty booty by ~gamesgrow on deviantART


Aquí os dejo otro enlace: Parecido videojuego

http://www.acool.com/playLoad/12373/

jueves, 13 de junio de 2013

Derecho Natural de la Azotaina (II)



Derechos y deberes de la Spankee.

Derechos.

El debido proceso es un principio jurídico según el cual toda spankee tiene derecho a ciertas garantías mínimas, tendentes a asegurar un resultado justo y equitativo de la azotaina, así como darle la oportunidad de ser escuchada o hacer uso del silencio. 
El derecho a ser escuchada no interfiere ni deroga el derecho del Spanker a azotar cuando la susodicha es cazada en flagrante violación del Código Penal Spanker. En estos casos, se aplica la denominada Ley Corcuera, en su variante de levantamiento de falda en sustitución de la conocida patada en la puerta. 
Por otra parte, el debido proceso establece que la spankee está subordinada a las leyes del Spanker y tiene el derecho y el deber de conocerlas.

No puede haber debido proceso si el spanker es tendencioso. Éste, debe ser equidistante respecto de las faltas, siendo una de las garantías básicas en las azotainas el que las puniciones se encuentren establecidas con anterioridad a los hechos que motivan el juicio. Además, los castigos deben atender genéricamente a una clase particular de casos y no ser, por tanto, una azotaina ad hoc diseñada especialmente para resolver una situación puntual.

Los derechos fundamentales de la Spankee son los siguientes:

  1. Derecho a recibir una azotaina integral y eficiente por parte de su disciplinador.
  2. Derecho al respeto a su personalidad y a su dignidad humana.
    Todo castigo o pena debe estar libre de crueldades innecesarias si durante la imposición del mismo la spankee se aviene al decoro, buenos modos y aceptación. 
    Se eximen de este punto los posibles castigos adicionales, derivados de un actuación penal, aceptados explícita y previamente por la spankee como parte de su reinserción: figging, rincón, copias, etc...
  3. Derecho a obtener información sobre los diversos tipos de faltas que son punibles y los castigos que se dispondrán en tales casos.
  4. Derecho a recibir información verbal, en un lenguaje comprensible, sobre el proceso punitivo, incluidos los regaños, advertencias y las alternativas existentes, si las hubiere.
  5. Derecho a determinar libremente cuál es la mejor de las alternativas (spankers) que el mundo de los azotes le presenta. Por este motivo, es necesario el consentimiento manifiesto de cada spankee antes de cualquier actuación, excepto en los casos siguientes:
    • Cuando la urgencia de la falta no admita demora en el castigo.
    • Cuando el hecho de no recibir  una azotaina suponga un riesgo para la integridad moral de la spankee y siempre, según costumbres imperantes en el Código de su Spanker.
  6. Derecho a negarse a recibir una azotaina, incluso en los supuestos señalados en el punto 5. La Spankee en cualquier momento podrá solicitar la reprobación de su Spanker, si considera que su jurisprudencia no se adecúa a sus necesidades, si se le advierten maneras totalitarias o actitudes impropias de un caballero. En este caso se declarará en suspenso la relación Spanker/spankee hasta nuevo acuerdo o resolución definitiva del acuerdo existente entre ambos.
  7. Derecho a disfrutar de unas condiciones aceptables de habitabilidad, higiene, seguridad y respeto a la intimidad en el entorno de celebración de la liturgia de azotes.
  8. La Spankee tiene derecho en todo momento a conocer la vía por la que está siendo encausada, no permitiéndose que sea juzgada por dos spankers diferentes por la misma falta ni tan poco azotada dos veces por una misma causa, excepto en el caso de que se halle bajo la jurisprudencia Suprema o Constitucional.
  9. Lo que no le haga daño a nadie, no puede ser castigado por la ley. Obviamente no incluye a la propia spankee. Ésta tendrá derecho a interrumpir y a rechazar en cualquier momento el castigo, sin necesidad de explicar el porqué, en caso de considerarlo insoportable, inapropiado o por cualquier  motivo que  estime oportuno.
    El uso continuado de este derecho, implica que la jurisprudencia y  judicatura implicadas no son competentes en el ejercicio de sus funciones: si las órdenes y castigos están justificadas en todas las ocasiones y se ejecutan siempre, las relaciones entre vosotros serán satisfactorias. Ver 6º derecho fundamental: Reprobación.
  10. Derecho a recibir del spanker una azotaina correcta con instrumentos adecuados al propósito perseguido, aprovechamiento máximo de los medios disponibles y con el mínimo riesgo tanto  psíquico como físico. Se trata de azotar, no de apalear. Se trata de imponer, no de subyugar.


Deberes. 

Obligaciones de las spankees

Las spankees en el ámbito jurisprudencial de su spanker están sujetas respecto al sistema de azotes al cumplimiento de las obligaciones siguientes:
  1. Hacer buen uso del tiempo dedicado por su spanker, castigos y derechos, de acuerdo con lo que su comportamiento necesite y en función de las disponibilidades del sistema punitivo.
  2. Cumplir las prescripciones de naturaleza punitiva que con carácter particular y consensuado se establezcan para los castigos con el fin de prevenir riesgos innecesarios.
  3. Hacer un uso racional y de acuerdo con lo legislado, de las azotainas y tratamientos adicionales.
  4. Utilizar y cuidar los instrumentos, contribuyendo a su conservación y favoreciendo su usabilidad.
  5. Tratar con consideración y respeto a los spankers que cuidan de su comportamiento y cumplir las normas de funcionamiento y convivencia establecidas en cada jurisprudencia (spanker).
  6. Facilitar de forma veraz los datos referentes a sus faltas que sean necesarios para el proceso punitivo. Este deber no deroga el derecho de la spankee a permanecer en silencio.
  7. Expresar claramente su voluntad de negarse a recibir la azotaina que se le ha prescrito, especialmente cuando se trate de azotainas penales, medidas admisnistrativas o tratamientos especialmente relevantes para su comportamiento, teniendo en en cuenta lo establecido en esta ley.
  8. Aceptar los regaños durante y mientras el proceso de azotes.
  9. Cumplir las normas y procedimientos de uso a los derechos que se le otorguen a través de la presente ley.  

Disposiciones adicionales

 

Stare decisis et non quieta movere  

Es una locución latina, que se traduce interpretativamente como "mantenerse con las cosas decididas". Es utilizada en derecho para referirse a la doctrina según la cual las azotes dictados por un spanker crean precedente judicial y vinculan como jurisprudencia a aquellos que, sobre el mismo objeto, se dicten en el futuro. Así mismo, exigen el mantenimiento de los castigos impuestos por parte del spanker. Éste no debe amilanarse ante una resolución de azotes, si quiere mantener su autoridad sobre su spankee: "Si ella es fiel, pero no se aplican sanciones, se echará a perder. Por lo tanto, manda con cortesía y enciende en sus nalgas tu ardor belicoso. Si las órdenes son sin excepción, eficaces, ella será obediente".

 

Ante el vicio de pedir, la virtud de no dar.

La spankee, como se formuló con anterioridad, tiene derecho a ser escuchada en sus intentos de arrepentimiento y de excusarse, así como tiene el derecho a permanecer en silencio sin perjuicio de que ambas actitudes puedan ser utilizadas en su contra. En el Credo del Spanker, se afirma: "pondera los peligros inherentes a la desobediencia y las ventajas inherentes a la obediencia".

La Spankee tiene el deber de cononocer el principio ultra petita. En términos doctrinales, hay tres situaciones de ultra petita:


  • Ultra petita: El spanker impone castigo superior a lo considerado por la parte infractora.
  • Extra petita: El spanker impone algo diferente a lo esperado por la spankee.
  • Infra petita o Citra petita: El juez impone menos azotes de lo esperado por la spankee.

 

Ignorantia iuris non excusat o ignorantia legis neminem excusat.

La ignorancia no exime del cumplimiento de la ley. Es un principio de Derecho que indica que el desconocimiento o ignorancia de la ley no sirve de excusa, porque rige la necesaria presunción o ficción legal de que, habiendo sido promulgada por el spanker, su/s spankee/s han de conocerlas.

La buena fe puede ser evaluada desde dos perspectivas:

  • Buena fe subjetiva: Creencia o ignorancia de la antijuricidad de una conducta, que legitima o otorga titularidad al sujeto que actúa de buena fe. Es un caso de evaluación individual por parte de cada Spanker y altamente dependiente de la jurisdicción implicada: De lo doméstico y lo Social, de lo Penal o bien, de lo Contencioso-Adminsitrativo.
  •  Buena fe objetiva: Se analiza a través de la conducta o comportamiento del sujeto, y es integrante del deber de no actuar en perjuicio de los demás. Se aplica el principio Dura lex sed lex (la ley es dura, pero es la ley)


Errare humanum est


Alespankee

Añadida la enmienda a tu primer derecho fundamental:
  •  "Ninguna spankee puede ser juzgada por el mismo crimen 2 veces".
Denegada la enmienda a tu segundo derecho fundamental:
  • "Toda Spankee tiene derecho a negarse a declarar contra sí misma en ningún juicio sin que esto sea un motivo de reprimendas adicionales" . El segundo derecho que mencionas en tu comentario no es recogido en esta particular legislación, ya que este texto jurídico se basa en el  Credo del Spanker, filosofía imbuida por el principio vital del libre albedrío y la aceptación, por tanto, de las consecuencias que de los actos se derivan: "pondera los peligros inherentes a la desobediencia y las ventajas inherentes a la obediencia".



miércoles, 5 de junio de 2013

Derecho Natural de la Azotaina (I): Ordenamiento jurídico de las azotainas

La justicia y el arte

No soy jurista, ni pretendo serlo, pero desde niño siento atracción por la legislación. Será que desde bien pequeño creo en el ordenamiento jurídico, quizás por deformación profesional de spanker en ciernes.
Una perspectiva clásica y en la que se basa la legislación española y otras muchas en Europa, afirma que sólo son fuentes del Derecho «la ley, la costumbre y los principios generales del Derecho».

Es común entre las spankees un parecer sobre sus disciplinantes: son cuadriculados y normativos; a mi entender es porque la mayoría de nosotros llevamos dentro la figura de un juez. Como en botica, hay todo tipo de tipos de jueces, léase spankers de aquí en adelante. Especialistas en los diferentes órdenes jurídicos, se observan Spankers de lo Doméstico y lo Social, de lo Penal y de lo Contencioso Administrativo.



A diferencia del ordenamiento jurídico español, el Derecho Natural de la Azotaina fusiona las jurisdicciones domésticas (civiles) y sociales (comportamiento fuera del ámbito doméstico).


 • El Spanker de lo Doméstico y lo Social, tiene un acusado sentido de la justicia para lo referente a las obligaciones, contratos y el ámbito doméstico: hacen valer el principio pacta sunt servanda (lo pactado obliga).
Son de cuantos diferentes tipos de spankers existen, los más trabajadores, semper vigiles. Es casi una actividad 24/7 y se ocupan preferentemente de las relaciones particulares con su spankee. Los más avezados disponen de su propio Spencer Spanking Plan . En caso contrario el spanker dispone de multitud de casos jurisprudenciales en los que basar sus castigos y admoniciones.


 • Es el turno ahora de los más severos jueces, los Spankers Penales. El Derecho Penal es el saber jurídico que establece los principios para la creación, interpretación y así ejecutar la aplicación de las leyes penales. Es considerado el «Conjunto de normas, pertenecientes al ordenamiento jurídico de determinado spanker, cuya finalidad primordial es regular conductas punibles, consideradas como faltas, con la aplicación de una pena de azotes ». No se reduce sólo al listado de las conductas consideradas faltas y la pena que a cada una corresponde, sino que (fundamentalmente) su misión es proteger a la sociedad de díscolas y consentidas. Esto se logra a través de medidas que por un lado llevan a la colocación de la spankee maleducada por el tiempo necesario en el rincón, a la par que se reincorpora al medio social a aquellas que no lo son mediante el tratamiento adecuado en cada caso, para lograr esta finalidad (Véase próximamente en el Código Penal Spanker).


 • Una rama considerada menor por algunos amantes del Derecho Natural de las Azotainas, es la de lo Contencioso-Administrativo. En la Jurisdicción Contenciosa Administrativa, el Estado Moral es representado por el Spanker, y en sus relaciones con las spankees realiza dos clases de actos:

        o Actos de Gestión: Aquellos en que la moralidad y buenas costumbres efectúan como persona  jurídica, la imposición de copias, redacciones, y pliegos de descargo.

        o Actos de Autoridad: Ejecutados por el spanker por la vía del imperio, esto es, mandando, prohibiendo, permitiendo o sancionando.

Se ocupa esta rama de la justicia de las faltas de procrastinación, dejadez laboral o estudiantil, y en general, de cuanto tenga que ver con las obligaciones formativas, infracciones de tráfico, olvidos y retrasos administrativos, buenas costumbres y falta de decoro en el vestir.


Hemos hablado hasta ahora de los diferentes ordenes jurídicos existentes entre los Spankers como si en el Derecho Natural de las Azotainas no hubiese formas jurídicas superiores, y , haberlas haylas. Los ejemplos más importantes son el Spanker Supremo y el Spanker Constitucional, casos ambos de azotadores cuya capacidad de actuación es más amplia.


• En el primero de los casos, el Spanker Supremo, ampara bajo su ojo vigilante las tres ramas del Derecho Natural de las Azotainas: lo Doméstico y social, lo Penal y lo Contencioso-Administrativo. Se da en regímenes de cohabitación especiales, y van más allá del ámbito estrictamente doméstico. Es el Spanker total: impone orden, promulga castigos administrativos y aplica buenos azotes, al alimón. Para alcanzar esta categoría debe observarse exquisito comportamiento, sentido de la justicia, bondad y equidad, así como sabiduría en estos Spankers, provistos del hábito de los Magistrados Supremos.

En este ámbito, el Spanker Supremo debe utilizar el Derecho Penal solo en casos extraordinariamente graves y sólo cuando no haya más remedio por haber fracasado ya otros mecanismos de protección menos gravosos para la Spankee (castigos administrativos, actos de autoridad y azotainas comunes).


• Existe un último tipo de Spanker, el Constitucional: piedra angular de la azotaina, patriarca supremo, Salomón reencarnado, este status no se alcanza sino tras mostrada y probada valía en el ejercicio de la judicatura de azotes. Última barrera moral a rebasar por díscolas y descarriadas, sus decisiones no admiten apelación y se manifiestan de obligado e inmediato cumplimiento.

Este tipo de Spanker no se da en régimen de cohabitación, ya que por su propia idiosincrasia, debe permanecer separado e independiente del Poder Ejecutivo Doméstico. Ejerce una autoridad moral indiscutible bajo el paraguas protector de su doctrina, y las spankees recurren a Él, como autoridad moral y punitiva superior.

Es la última línea frente al caos y el desorden imperante en ciertos aspectos de la vida descarriada de determinadas libertinas, y como tal salvaguarda, es estricto pero no impasible, severo pero no inhumano y es justo observando las mejoras y castigando las faltas . Su Código de Conducta es profuso y docto, empleando cuales métodos considera necesarios para enderezar las conductas que conducen ante su elevado estrado. Suele aplicar las denominadas Azotainas de Mantenimiento (Maintenance Spankings) como recuerdo de la recurrencia en comportamientos nocivos y lesivos para la salud y bienestar de la spankee.

Una característica esencial de este tipo de azotador, es la observación meticulosa de la liturgia clásica de las azotainas, su presencia impone y está muy por encima de la necesidad de recurrir a aspavientos o rebuscadas y anodinas razones por las que azotar. Sabe la razón por que azota y es efectivo en la corrección.

martes, 4 de junio de 2013

Domani smetto...Mañana lo dejo

Se me scullaci potro fumare ( Si me azotas podré fumar)
Aquellos que me conocen bien, saben que por encima del inglés y el francés, que tiendo a practicar con más asiduidad, la lengua que más me gusta tras el español es el italiano.
No es un idioma muy práctico en estos tiempos que corren, sólo es oficial en Italia, y en muchas de sus regiones son mas utilizados el Ligur, el Napoletano, el Corso o el Ciocciaro en el día a día. Pero que quieren que les diga, a mi el Italiano (Fiorentino) me tiene ganado desde hace muchos años. Muchas experiencias vividas en esa lengua, muchas confidencias y recuerdos imborrables. Varios de mis mejores amigos son transalpinos, y solemos recurrir al "Itañol" en muchas de nuestras conversaciones, mezclamos ambos idiomas y en especial, adoramos las expresiones Terroni (algo así como una versión italiana del término charnego en Cataluña para denominar a los andaluces y extremeños que viven allí). No me extiendo más en mi profunda relación de amor con Italia, pero si os diré que suelo seguir la televisión de allá, por cierto, de calaña muy similar a la española, o incluso peor, gracias a Zio Silvio y las Veline . Pero de vez en cuando aparece algo de calidad, como "Domani Smetto". Este Docu-Reality vespertino de la cadena Sky Uno, presentado por Elena di Cioccio (sé que puede resultar cómico su apellido en español) aborda el problema del tabaquismo de una forma un tanto audaz. La mecánica de Domani Smetto es sencilla: un programa, una historia de un fumador. En cada capítulo, un protagonista diferente cuenta su historia de tabaquismo y pasa un día junto a Elena di Cioccio debiendo definir un número irrenunciable de cigarrillos para ese día y desvelar la maldad que le hace ser tan dependiente del tabaco. Al final del programa, deberá pronunciar las dos palabras fatídicas: Domani smetto (mañana lo dejo). La cuestión que nos atañe tiene que ver con la forma sui generis que tiene la protagonista del capítulo séptimo de ganarse esos cigarrillos irrenunciables en su último día como fumadora. Sin más, os dejo con Domani smetto

lunes, 13 de mayo de 2013

Spanking in the movies

Buenas de nuevo a todos,

Hoy me gustaría compatir con vosotros un vídeo que reciéntemente me ha regalado una buena y querida amiga.
Se trata de una recopilación, editada personalmente por ella. Este estupendo documento audiovisual refleja una década de azotes en películas comerciales, empezando y terminando en Secretary.
A juicio de ambos, Secretary, abre en el año 2002 un nuevo periodo de auge de los azotes en el mundo audiovisual, rompiendo con una década ominosa (aunque es díficil superar al bueno de nuestro Rey Fernando VII) en cuanto a la cantidad y calidad de películas con escenas de azotes.

Las escenas que componen el vídeo son la siguientes:
  1. Secretary.
  2. Underbelly: The Good, the Bad and the Ugly.
  3. Weeds: Yes I Can
  4. Pervert
  5. Californication: The Whore of Babylon.
  6. Hotte Im Paradies.
  7. The killer inside me.
  8. Bored to Death: Escape from the castle.
  9. 5ive Girls.
  10. Community: Basic genealogy.
  11. Sugar rush: Series 2 - Episode 1.
  12. Fallo! aka Do it!
  13. The brass teapot.
  14. The halfway house.
  15. Weeds: A beam of sunshine.
  16. Skin Crawl.
  17. Misbehaviour.
  18. Big Band Theory: The Fish Guts Displacement.
  19. My family: S11E02 Labour Pains.
  20. Hustle: S06E05.
  21. Doctors: Two´s company.
  22. Crank.
  23. Blood and sex nightmare.
  24. A room in Rome
  25. Les vivants et les morts: S01E01.
  26. The simpsons: Home Away From Homer.
  27. American dad: The Missing Kink.
  28. Secretary.
  Espero que os guste.




miércoles, 3 de abril de 2013

¿Será que soy un carca?

Admiro la azotaina en su vertiente erótica, pero he descubierto puertas que conducen a recovecos insondables. Me he vuelto un carca, un insoportable cascarrabias, un enjuto maestro de levita raída que aprovecha la menor oportunidad para castigar las posaderas de aquellas que temerariamente buscan en mí una mano redentora.
Supongo que todo proceso de cambio emana de la entropía, propia de la irreversibilidad que rige el mundo que nos gobierna. Y digo nos gobierna, porque sólo los insensatos piensan que estar al timón de la vida es tenerlo todo controlado. Del mar de la vida surgen huracanes, vórtices, borrascas, anticiclones y a veces esa calma chicha que os mantiene al pairo en busca del viento que azote "vuestra" popa.
Soy arrogante y vanidoso, muchas veces lujurioso, rara vez envidioso o irascible y en muchas ocasiones perezoso. Me vanaglorio de ser quien no soy, más no hallaréis en mí cortedad de miras o estrechez intelectual. Sabed pues ante quien estáis u os postráis, que aquel que sabe, es capaz de ponderar a quién y a qué se enfrenta.

Éste es mi credo:

Aproximaciones

Por autoridad entiendo las cualidades de sabiduría, equidad, humanidad, coraje y severidad del que azota.
Ofrece a la maleducada un señuelo para hacerla caer en una trampa; simula el desorden y sorpréndela. Finge estar en inferioridad de condiciones, estimula su arrogancia. Los que son expertos en el arte del azote someten a su compañera sin combate.
Conoce a tu compañera y conócete a ti mismo y, en cien azotainas, nadie correrá jamás el más mínimo peligro. Si a un tiempo lo ignoras todo sobre ella y sobre ti mismo, es seguro que en cada azotaina os hallaréis en peligro.

Disposiciones

En materia de planificación, jamás un movimiento inútil.
Como regla general, en una azotaina emplea tu fuerza normal para trabar el combate, y emplea tu fuerza extraordinaria para obtener la victoria. Contra lo que sea más inconsistente, lanzad vuestros azotes más sólidos.
Las notas de la azotaina son tan solo unas pocas, pero sus combinaciones tan numerosas que es imposible escucharlas todas. Los colores fundamentales tampoco son muchos, pero sus combinaciones, infinitas, y no puede el ojo percibirlas todas. Los picazones del azote, no son demasiadas, busca pues sus combinaciones, que son tan variadas que es imposible gustarlas todas.

Energía

En la azotaina sólo existen la fuerza normal y la extraordinaria, pero sus combinaciones son ilimitadas; no hay espíritu humano que pueda aprenderlas todas. Las dos fuerzas se reproducen una sobre otra, su interacción no tiene fin, como la de los anillos entrelazados. ¿Quién podría decir cuándo comienza uno y cuándo comienza el otro?
Así, el que es experto en el arte del azote posee un impulso irresistible y regula sus nalgadas con precisión. Su potencial es el de una ballesta tensada al máximo; su tiempo de acción el del tiempo de disparo del mecanismo.
En medio del tumulto y del estrépito , la azotada parece confusa, pero no hay desorden; las manos parecen girar en redondo, pero no pueden ser por ella vencidas. La confusión aparente resulta del orden; la aparente cobardía, del valor; la debilidad, de la fuerza.
Así, el potencial de los azotes que son dirigidos con destreza durante la azotaina, se puede comparar al de los guijarros redondos que descienden rodando desde lo alto de la montaña.

Puntos débiles y puntos fuertes

El que es capaz de hacer venir a la rebelde por su propia voluntad, lo consigue ofreciéndole alguna ventaja. Y el que es incapaz de hacer que venga, lo hace a costa de mermar sus propias fuerzas.
Impalpable e inmaterial, el experto no deja huellas; misterioso como una divinidad, es inaudible. Así, pone a la que merece azotes, a su merced.
Utiliza azotes ligeros y vigorosos para nalguearla donde no esté preparada, o bien, robustos cinturones y sibilantes varas en posiciones clave, para agitar su cachete izquierdo, desbordarla por el derecho, alertar su vanguardia y caer de repente sobre su retaguardia.
Durante el día engáñala con besos y desplantes; por la noche desoriéntala con el redoble de los azotes. Entonces, temblando de espanto, contraerá sus nalgas precavida.
Estimulándome en las formas, establezco los planes que conducen a mis rodillas, y así como el agua se amolda a las corrientes, la azotaina se adapta a la posición de las felonas.

Maniobras

El que quiere obtener una ventaja sigue un camino largo y tortuoso y lo transforma en un camino breve. Saca ventaja de su infortunio. Engaña y embauca a la incauta para incitarla al descuido y a la negligencia y, luego, avanza con presteza.
En materia has de ser rápido como el viento; si avanzas en pequeñas etapas, majestuoso como el bosque; en la incursión y el azote, semejante al fuego; en los altos, inconmovible como las montañas. Insondable como las nubes, debes azotar como el rayo.
Cuando azotes sus nalgas, reparte tus fuerzas; cuando conquistes su cuerpo, reparte las ganancias. Pondera la situación y luego actúa.
Como la voz humana se puede oír en el fragor de la azotaina, se utilizan las manos para dar las nalgadas. Como la azotada no puede ver durante el castigo, se utilizan las admoniciones y regaños.
Los especialistas en azotar evitan a la mujer fogosa; la azotan cuando se ha relajado. Poseyendo la serenidad y firmeza no te abaten los acontecimientos. Frente a innumerables cambios, debes ser prudente y flexible ¿Cómo podrías afrontar estas circunstancias sin perder la cabeza, a menos que tengas el corazón firme y el juicio claro?
Si finge huir no la persigas, es necesario dejar salida a la spankee cercada. No te abalances ávidamente sobre los cebos que ella te ofrezca: bajo el cebo perfumado habrá sin duda un pez prendido en el anzuelo. Muéstrale que existe una tabla de salvación y hazle comprender que existe una solución diferente, después cae sobre ella.
No fuerces hasta el límite a la que se encuentra en una situación apurada. Así es como hay que dirigir una azotaina.

Las variables

Hay caminos que no se deben recorrer, zonas en las que no azotar, límites que no se deben tocar y cuestiones que no hay que disputarse.
Para ellas: si sabéis cuál es la conducta a seguir, actuad; no esperéis a las instrucciones. Las ordenes del maestro, aunque deban ser ejecutadas, no deben ser obedecidas si sabéis que implican algo perjudicial. Pondera los peligros inherentes a la desobediencia y las ventajas inherentes a la obediencia.
Hay cinco cualidades que son peligrosas en un spanker:
Si es temerario, puede hacer enrojecer en demasía las nalgas.
Si es cobarde, no hallará quien azotar.
Si es iracundo, puede ser ridiculizado.
Si tiene un sentido del deber demasiado susceptible, se le puede calumniar.
Si tiene un espíritu compasivo, se le puede atormentar.
Estos cinco rasgos son graves en un azotador, y en las azotainas, catastróficos.

Marchas

Un azotador prefiere un culo elevado a uno hundido, aprecia el fulgor y denosta el candor.
Me mantengo alejado de algunos lugares y atraigo a ellos a mi compañera, me sitúo enfrente y la obligo a que se apoye en ellos.
Cuando las varas se agitan, la spankee avanza. Si hay demasiados obstáculos hasta las nalgas, se trata de una asechanza. Si sus palabras son engañosas y avanza con ostentación, es que va
a batirse en retirada. Si habla en términos aduladores, desea una tregua. Si la azotada ve ventaja y no avanza, es que está siendo bien castigada.
Si las órdenes carecen de firmeza, la moral del que azota es baja y las maleducadas se enaltecen.
Las recompensas demasiado frecuentes indican que el castigador se está quedando sin recursos, y los castigos demasiado frecuentes, que está repleto de angustia.
Si se castiga antes de haber logrado su fidelidad, será desobediente. Si no obedecen, serán difíciles de domar. Si ella es fiel, pero no se aplican sanciones, se echará a perder. Por lo tanto, manda con cortesía y enciende en sus nalgas tu ardor belicoso. Si las órdenes son sin excepción, eficaces, ella será obediente.
Si las órdenes están justificadas en todas las ocasiones y se ejecutan siempre, las relaciones entre vosotros serán satisfactorias.

De la spankee

La spankee atendiendo a su naturaleza puede ser insidiosa, indiferente, altiva, sumisa o distante. Si la spankee es fuerte, y el spanker débil, ella será insubordinada. Si el que azota es moralmente débil y su autoridad no es rigurosa, si sus órdenes y directrices no son diáfanas, si no hay reglas fijas y las fechorías carecen de corrección, la spankee estará desorientada. Por esto, el spanker que no busca su gloria cuando avanza y la spankee que no se preocupa en evitar una sanción cuando retrocede, son joyas deseadas.
Si un spanker se muestra demasiado indulgente, si la quiere, pero no consigue que sus órdenes sean cumplidas, si la spankee es desordenada y no él sabe hacerse con ella, puede compararse a una niña mimada. Si solamente se manifiesta la benevolencia, las spankees se hacen como niños arrogantes. Los spankers con valor, son temidos y amados a la vez, es tan simple como eso.
Por esto, te digo, no azotes con dispersión, no te detengas en las zonas fronterizas, busca la convergencia y en los zonas clave azota su retaguardia.
Organiza tu azotaina para engañarla, dale por el oeste, no dejes sin castigar su este, atráela hacia tus rodillas y atácala por el sur. Enloquécela y hazle perder el tino hasta el punto de que su ropa de protección se disperse en la confusión. La presteza es la esencia misma de la azotaina.
Enfrenta a tu spankee a una situación temida, donde dará lo mejor de sí misma, no hace falta estimular a estas valientes, sin necesidad de obligarlas, el spanker tiene su apoyo; sin buscarla, adquiere su adhesión; sin pedir su confianza, la tiene ganada.
Incumbe al que azota ser sereno, impenetrable, imparcial y dueño de sí. Sereno, será insensible a las contrariedades; impenetrable, será insondable; si es justo, actuará de forma conveniente; dueño de sí, no caerá en la confusión. Otorga recompensas sin reparar en lo que es acostumbrado; da órdenes sin tener en cuenta los precedentes.
Si el código de recompensas y castigos es claro y se aplica de forma expeditiva, podrás azotarla según tus anhelos.

Licencia Creative Commons
Será que soy un carca por Cometospk se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://cometospk.blogspot.com.es/2013/04/sera-que-soy-un-carca-admiro-la.html.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en www.cometospk.blogspot.com.

sábado, 14 de julio de 2012

50 Sombras de Grey (I) Crítica de género


Fruto de una nueva colaboración con Fer, surge esta doble publicación, que tendrá su continuación en días venideros.



Vuelvo a encontrarme frente al teclado para escribir un artículo sobre azotes, después de no sé cuantos meses. En cualquier caso mucho tiempo. Me pongo el traje de escritor y lo hago de nuevo en el mejor de los escenarios. Siempre es un placer poder escribir en el Sancta Sanctorum de los blogs de spanking en español, por lo cual, no sólo no es tarea lo que se me presenta sino mas bien deleite.

Selena Gomez
El pensamiento es voluble y cuando el otro día me ofrecí a redactar una crítica sobre 50 sombras de Grey, mi  anhelo de pluma era guiado por la ilusión: en sus albores Cincuenta sombras me estaba pareciendo entretenida y a la altura narrativa de cualquier best-seller actual. Resalto este último detalle porque salvo en los clásicos del género, es difícil encontrar no ya buena prosa, sino siquiera algo decente y ligeramente entretenido. Hasta aquí la generosidad de mis palabras para con E.L. James. No quiero parecer un pedante, y todos sabemos, que cuando uno se adentra en una novela erótica no espera prosa exquisita de Vargas-Llosa, diálogos oníricos de García Márquez o intrincadas historias de novela negra americana. Aunque eso sí, existen unos mínimos que cumplir. En ese aspecto la novela no defrauda. Lectura rápida, nada de consultas al diccionario y sencillez tanto en los diálogos como la trama y la empalagosa historia de amor. Ligera pero amena. Quizás E.L. James sea a la novela erótica lo queTom Clancy al género bélico. Yo me quedo sin ser muy fan, con Anne Rice.  Quizás esperamos demasiado, puede ser. 

Pecan la mayoría de las novelas eróticas del mismo defecto, la poca credibilidad y la notable distancia entre el escritor y lo escrito. Si para escribir una novela histórica el escritor se documenta y adentra en lo más profundo del periodo histórico a reflejar con la esperanza de no caer en anacronismos, ¿no debieran los erotómanos hacer lo propio? Parece ser que para corromper el género erótico basta con sentarse un rato delante del ordenador, coger algunos clichés de aquí y de allá, mezclarlo de la forma que sólo una persona vainilla podría hacerlo y dejarlo caer delante de algún editor ávido de best-sellers con los que hacer acopio de pingües beneficios.

Ya debía haber sospechado leyendo las críticas de la contraportada:

"Los juegos sexuales de un multimillonario tienen a las mujeres de Nueva York leyendo como nunca lo habían hecho antes. Cincuenta Sombras, una trilogía que rápidamente se ha convertido en un éxito entre las mujeres de Manhattan" New York Post. Si al menos ha servido para que más gente se acerque a la lectura, su existencia no es vacía, pero de ahí a que una novela sobre BDSM encante a las mujeres de Manhattan media un abismo o una mentira. En este caso mentira, ésta es una novela que te decepcionará si esperas algo de ella en el plano de lo sadomasoquista.

"La exitosa combinación de historia romántica y juego erótico de alto voltaje que ha tocado la fibra de muchas mujeres" Daily News. Más de lo mismo queridos amigos, Cincuenta sombras es una fusión entre una novela de Rosamund Pilcher y una película porno de Nacho Vidal novelada. No digo más y lo digo todo.

"Leer este libro hace que te sientas sexy otra vez. Una novela que está avivando el fuego de muchos matrimonios" Divamoms.com O nos tomamos por "raros" o de repente medio mundo se ha destapado seguidor de la doctrina del Marqués de la noche a la mañana, agazapados a la espera del alumbramiento de Cincuenta sombras. Resultaba evidente la decepción que me esperaba. Quien mucho abarca poco aprieta. 

"La novela erótica que ha revolucionado a las mujeres de EEUU" The New York Times. Vuelvo a incidir en que tanto éxito sólo puede existir en un producto de masas. Nosotros no somos demasiados por desgracia, así que probablemente debía haber usado el raciocinio para darme cuenta de que ésta sería otra novela erótica más.

Cómo dirían mis amigos transalpinos, al menos querría sentir un "brivido" de tanto en tanto. Lo que prometía ser una novela erótica de tendencias sadomasoquistas en las primeras 100 páginas ha devenido en novelucha romántica de tres al cuarto en la recta final. Uno de esos cuentos de Disney en los que la princesa desvalida encuentra al joven y apuesto caballero, rico, deslumbrante, hercúleo... Dos escenas de azotes, una de ellas lamentable, todo sea dicho; y sexo, sexo como el de las películas pornográficas, ni mejor ni peor aunque sin faciales. 

Como no quiero destrozaros la lectura ni llenaros más aún de prejuicios os dejo que juzguéis vosotros mismos, aunque si Fer me lo permite quisiera hacer una segunda crítica más detallada de la novela y centrarme en los detalles concretos que me han provocado indigestión de verbo. Podría ser publicada con la advertencia de que su lectura desvelaría importantes detalles de la trama.


Sin más me despido, no sin antes emplazaros a un próximo encuentro, más detallado y profundo que este esbozo de crítica que os presento.