miércoles, 2 de mayo de 2007

La Medida del Spanker: Uno, gracias señor; dos graaaaacias ....señor;tres...ahhh, gracias...ahh...señor..........

These battered hands are all you own
This broken heart just turned to stone
Go hang your glory on the wall
There comes a time when castles fall
And all that's left is shifting in the sand

You're out of time, you're out of place
Look at your face
That's the measure of a man..
Estas manos maltratadas son todo lo que tienes
Este corazón roto acaba de convertirse en piedra
Deja tu gloria colgada en el muro
Hay un tiempo en el que los castillos caen
Y todo lo que dejan está moviéndose en la arena

Estás fuera de tiempo, fuera de lugar

Mira tu cara

Esa es la medida de un hombre


Comienzo este post con una estrofa de una canción, "The measure of a man" (la medida de un hombre). Bien podría ser la intro a una canción del spanker. Otra canción que podría venir a cuenta del títlo de este post es "The final Countdown", la cuenta atrás.
Supongo que no solo a mi sino que a muchos de vosotros ver y escuchar a la spankee contar los azotes que recibe os parece excitante... o será que soy un bicho raro. Es uno de esos elementos que a mi me hacen ponerme...
Dentro del spanking podemos observar la multitud de fetiches que se pueden alojar en una sesión: atuendo, ropa interior, roles, rincón, rebeldía, sumisión, instrumentos, ... pero de estos el que quizás mas me turba es escuchar a la dolorida chiquilla contar de forma enérgica los azotes de mi mano.
¿Será por que me recuerda a los dibujos de Tom Sawyer?
¿Será que me gusta avisar a la susodicha los azotes que le esperan?
¿Será que me gusta el acto implícito de entrega y reconocimiento de autoridad que implica?
¿Será que me gusta que me agradezcan los azotes que propino?
No sabría explicar con detenimiento el porqué de mi excitación, habría de bucear en mi subconsciente y hacerme a mi mismo la pregunta de forma detenida.
Cuando la spankee cuenta los azotes que recibe, en cierto modo ella lleva el ritmo de la sesión, hasta que no cuente, no caerá sobre ella el siguiente azote, pero si se hace la remolona, la cuenta comenzará desde cero. en algún momento el spanker tendrá que amenazar con emezar desde el principio, porque a veces las chicas se olvidan de contar, o quizás lo hacen adrede, para obtener algunas nalgadas extra.
Supongo que no seré yo el único al que le guste que la chica cuente sus azotes, pero me gustaría obtener información tanto de spankers como de spankees al respecto.

8 comentarios:

Selene dijo...

Mientras cuentas, tomas conciéncia de tu posición con respecto al spanker. Si hay un número acordado, avanzar hacia ese número en vez de restar stress añade intensidad, parece que nunca llegar al número acordado, pero resulta muy placentero.

Yo ya lo he dicho en varios post y comentarios míos, me encanta contar, me excita llevar la cuenta y por supuesto... me gusta que contéis conmigo para todo.

Besos.

spankadistancia dijo...

UUhh no me acuerdo!!

Te juro que no me acuerdo si Gio me hizo contar los azotes... creo que no por que son parte de mi fantacia, así como el cinturón que sale disparado mmm... es que ese dibujo de la niña y el vejete me dejó pensando no se en que spakosas.

Besos

Chise dijo...

Pues yo me uno a las que cuentan :) Además que es un gran indicador para el spanker, el tono, como se te entrecorta, como gritas un poco más, lo dices más rápido, más lento, da muchas pistas sobre como está la spankee y si la intensidad es mucha o poca...

Y por supuesto un "señor, gracias" nunca está de mas mientras vas contando :P

Cometospk dijo...

Si ya lo decía yo, contar es un gran ejercicio. Aguna spankee me había comentado que le parecía bastante humillante, y la líbido se me bajó de un tirón. Pero visto que os gusta me siento mas feliz, ;)
Selene, a mi también me gusta contar contigo, jajaja.
Me gusta Chise, que enfatices en lo de "gracias señor", que delicia escuchar esas palabras de la boca de una linda spankee.
SAD, recuerda, recuerda... y no te dejes liar por los dibujos...

Xana dijo...

Si Señorrrrrrrrrrr, contar es darle el tono de cada azote para que vayan midiendo, y si son pocos seguro que nos olvidamos de contar y si son muchos bueno el grito que los acompaña tambien sirve, le gusto la expelicacion querido SEÑOR!!!!!, jajajajajjaj
besitos

Cometospk dijo...

Es el metrónomo del spanking, te dicta como va la sesión Xana, y si hay que relajarse un poco o apretar el acelerador. ¡Gracias señorita!

Jadhe dijo...

En lo que a mí respecta, no me agrada contar... al principio perder la cuenta es adrede, pero después de varios azotes... pues es inevitable, perder la cuenta (por el dolor, por el nerviosismo, por la espera del próxima, etc...) y si el spanker está muy al pendiente de la cuenta y es estricto, no te perdonará el error; pero me parece de lo más divertido hacerlo.

Y de agradecer, nunca me lo han pedido, jamás se lo he pedido a nadie (me refiero al spanker, que me haga decirlo), ni espero que alguien me lo pida, ja, ja, ja... una cosa es decir un número y que casi sale a la inercia del grito y otra muy diferente decir una frase tan larga, en medio del dolor...

No sé si estoy equivocada, pero siento que puedo perder la inspiración del momento o simplemente la frase saldrá muy entrecortada entre gritos, quejidos, pataleos y demás...

Habría que preguntarle a alguien que no grite y a alguien que también grité... ¿No?

Atte.
Una incorregible y rebelde spankee

Cometospk dijo...

Llevar la cuenta... tienes casi tantos detractores como acérrimos defensores.
A mi me parece una pequeña muestra de sumisión de la spankee, y me han dicho otros spankers, que les sirve para modular la sesión.
Pero como siempre disfrutar es cuestión de gustos.
Un beso, Jadhe